SESIÓN DE RETRATO A DANI ALVES

SESIÓN DE RETRATO A DANI ALVES

O… “cómo todo no es lo que parece”.

 

Os explicaré una de la sesiones que recuerdo con más cariño, la sesión de retrato a Dani Alves, futbolista del FC Barcelona, para la revista deportiva ESFORÇ.

Que bien recuerdo esa sesión de retrato a Dani Alves. Nos habían citado en la Ciutat Esportiva Joan Gamper, en Sant Joan Despí. Lo que más recuerdo; los nervios que me carcomían por dentro. No era el primer famoso que retrataba, pero en la revista teníamos muchas expectativas en ese reportaje. De echo estábamos prácticamente toda la plantilla d’ ESFORÇ.

Dani Alves llegaba un poco tarde porqué salía del entrenamiento, y habíamos tenido tiempo suficiente de preparar los flashes y el fondo en la sala que nos habían cedido des de el FC Barcelona. Esa espera me mataba. Quería empezar de una vez. Una vez puestos en faena esos nervios desaparecerían.

Después de un buen rato lo vimos al fondo que venía hacia nosotros, con su personal forma de vestir: chaqueta de punto lila, una gorra ladeada y unas gafas de sol grandes, muy grandes. Lo primero que pensé a medida que se iba acercando era: “Que complicado va a ser esto!!!”. Me daba la sensación que querría ir al grano y que lo molestásemos poco. Tal i cómo nos saludo de forma efusiva i próxima me hizo dar cuenta que Dani Alves no era para nada cómo me lo imaginaba. Yo pensaba que sería una persona prepotente, cómo nos podemos imaginar cualquier joven con mucho dinero y fama. No podía estar más equivocado.

Pero esto no me quito aún los nervios, aún no habíamos empezado la sesión y no sabía cómo respondería delante de la cámara.

Y ahí estamos, a punto de empezar la sesión de retrato a Dani Alves, la sala de poco más de veinte metros cuadrados de la Ciutat Esportiva Joan Gamper llena de gente: que si todos los de la revista, que si un representante del FC Barcelona, un representante de la agencia de representación de Dani Alves y los ojos acechadores de su abogado (del que más adelante hablaremos), los flashes que irradiaban calor en esa sala llena. Él cómo si nada y yo… cómo lo diría… “cagado”.

Allá vamos, primera foto, y le voy a dar la primera indicación de cómo colocarse… Noté cómo de mi boca salía un hilillo de voz tan insignificante. Buah!!! Que vergüenza. Pensé …¿¿!!!?empezamos bien!??!!… Pero Dani Alves se coloco tal y cómo le dije. No os podéis imaginar que peso me saque de encima. A partir de aquí ya todo fue a mejor, yo me relaje, y Dani Alves se animaba más a medida que avanzaba la sesión de retrato.

En esto que ya estábamos a puntito de acabar la sesión de fotos y a mi que me daba vueltas por la cabeza hacerle una sin camiseta y en una mano la camiseta del Barça y en la otra la de la selección de Brasil y decido proponerle. En el momento que lo hago, sabéis quien aparece; pues si, esos ojos acechantes que habían estado en esa sala durante todo el tiempo pero no habían dicho nada hasta ese momento; el abogado. Este nos dijo que no podía ser, que esa foto no se podía realizar ni publicar, que no se qué y no se cuantos. Que bajón! Tan bien que había ido hasta el momento todo (a parte de mi vocecita inicial). Pero entonces Dani Alves intervino y le dice al abogado que no hay problema, que hagamos la foto y después ya veríamos que hacer con ella. Cómo le agradezco ese gesto, de verdad, no os lo podéis ni imaginar. Y finalmente realizamos la toma. Fue la última de la sesión.

Después el equipo de redacción realizo la entrevista y ahí empecé a entender muchas cosas. Ahí pudimos ver que Dani Alves era una persona que venía de unos orígenes muy humildes y que a base de esfuerzo y trabajo ha conseguido llegar dónde está, y que detrás de ese jugador de futbol de élite aún está un chiquillo de una familia humilde que vivía del campo en Brasil.

Finalmente la foto de Dani Alves sin camiseta no se pudo publicar, pero la guardo cómo un pequeño tesoro en mi archivo fotográfico, y me recuerda dos cosas importantes: no todo es lo que parece y que con trabajo y esfuerzo se puede llegar a lo más alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *